Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

General

  • LA INSTANCIA UNICA NO ES INCONSTITUCIONAL... La opinión lamentable de la Suprema Corte de Buenos Aires.

    La Corte bonaerense rechazó un recurso en el que se pretendía la declaración de inconstitucionalidad del régimen de tribunales de instancia única en el fuero laboral. Los recurrentes se quejaron porque el único recurso que podían presentar era el extraordinario.

    En los autos “Lozano, Juan Carlos c/Lavagnino Metalmecánica y otro s/Despido”, los integrantes de la Suprema Corte de Buenos Aires (SCBA) rechazaron el recurso mediante el cual una empresa quiso cuestionar el sistema de tribunales de única instancia del fuero laboral que rige para la provincia.
    Los recurrentes afirmaron que este sistema, mediante el cual el único recurso que podían presentar después de la primera sentencia era uno extraordinario, era violatorio del artículo 8 del Pacto de San José de Costa Rica.
    El accionante de la causa era un empleado que reclamaba el pago completo de su indemnización y recordó que la empresa codemandada era solo una “ficción legal” que venía después de la compañía que lo contrató en primer lugar, que en 2001 decretó su quiebra.
    En su voto, el juez Eduardo Pettigiani señaló que “en primer lugar, los reproches vinculados con la validez constitucional del sistema de instancia única estatuido en la ley 11.653 y el art. 56 de ese régimen, al igual que la pretensa afectación de garantías constitucionales que se denuncia como consecuencia de la aplicación de tales normas, constituyen materia ajena del recurso extraordinario de nulidad”.
    El magistrado afirmó: “Estimo propicio añadir que no se configura el supuesto de omisión de cuestión esencial que sí habilitaría esta vía de impugnación, habida cuenta que tales planteos no integraron la estructura de la traba de la litis que la sentencia necesariamente debía atender para la solución de la controversia, pues fueron introducidos por el recurrente recién en el recurso bajo examen”.
    En estos términos, el juez observó que “el valor de lo cuestionado ante esta instancia extraordinaria -representado en el caso por el importe de la condena- no supera el monto mínimo para recurrir fijado por el art. 278 del Código Procesal Civil y Comercial, de modo que la admisibilidad del mismo únicamente podrá justificarse en el marco de la excepción contemplada en el art. 55 de la ley 11.653”.
    El vocal remarcó que “por consiguiente, la función revisora de la Suprema Corte queda circunscripta a verificar si lo resuelto en autos contradice la doctrina legal vigente a la fecha del pronunciamiento impugnado, hipótesis que se configura cuando la Suprema Corte ha fijado la interpretación de las normas que rigen la relación sustancial debatida en una determinada controversia y el fallo apelado transgrede la misma en un caso similar”.
    “Sin perjuicio de lo expuesto, aún cuando se considerase que el lacónico párrafo mediante el que se denuncia que el sistema de instancia única instrumentado por la ley 11.653 resulta violatorio de la ley nacional 23.054, importa el planteo de una cuestión federal y, en la mejor hipótesis para el recurrente, esto es, que se reputase abastecido dicho cuestionamiento con los fundamentos que hubo de esgrimir en el recurso extraordinario de inconstitucionalidad, cabe señalar que esta Suprema Corte ha declarado inveteradamente que el mentado sistema procesal es constitucional”, manifestó el integrante de la SCBA.
    El sentenciante recordó que, “en efecto, en el precedente L. 106.055, "Pellejero", cuya opinión mayoritaria contribuí a conformar con mi sufragio, se pronunció en ese sentido, razón por la que habré de reproducir -en lo pertinente- los fundamentos allí vertidos”.
    “En primer lugar, cabe destacar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha señalado históricamente que la doble instancia judicial no es requisito constitucional para la efectividad de la garantía de defensa en juicio”, analizó el miembro del Máximo Tribunal provincial.
    Teniendo en cuenta estas cuestiones, el magistrado agregó: “En la misma línea interpretativa, esta Suprema Corte ha declarado -en referencia al sistema procesal laboral bajo análisis- que la doble instancia no es un imperativo constitucional, toda vez que no integra la garantía de defensa en juicio”.
    Gentileza de: Diario Judicial
  • DESGLOBALIZACION Y ESTRATEGIA INTERNACIONAL DE ARGENTINA -Página12- Por Mario Rapoport*

    Desde el punto de vista geopolítico, el mundo al que asistimos hoy se caracteriza por una dualidad en la economía y en la política mundiales. En la economía, aún en crisis, persiste un sistema multipolar, con el agregado ahora, además, de los Estados Unidos, Europa y Japón, todos ellos en dificultades, de China, Rusia y otros países emergentes, mientras que en lo político y en lo estratégico los Estados Unidos siguen constituyendo la única superpotencia global. Sin embargo, tras su fracaso en Irak y la profunda crisis económica actual, Washington no ha podido volver a detentar el grado de predominio que poseía en el pasado ni resolver las causas y consecuencias de esa crisis. Para muchos economistas que tienen conciencia de este hecho, su responsable principal es la circulación internacional de capitales y de empresas por lo que es necesario poner piedras en la rueda de esa internacionalización.

    Ya lo habían intentado en Bretton Woods, Keynes y White los autores de los dos planes monetarios internacionales (sabemos que triunfó el de White y con el predominio del dólar) pues a pesar de sus diferencias ambos estaban por el control de capitales, y señalaban ya entonces que la ausencia de ese control era muy peligrosa y podía causar otra crisis mundial, como la de 1930. De hecho, la globalización especialmente financiera, es la principal responsable y por eso autores como Rodrick predican una economía mundial que deje paso para que las democracias determinen su propio futuro. Esto ya lo decía hace algunas décadas Samir Amir cuando consideraba una necesidad imperiosa para la supervivencia de los países en desarrollo un cierto grado de desconexión del mundo occidental, lo que hoy está comenzando a ser un hecho.

    Este fenómeno de desglobalización tiene dos factores: uno estructural, en base a los mismos procesos cíclicos que antes pujaban en un sentido y ahora en el inverso, y otra debido a las políticas públicas de muchos países que se han decidido a resguardar sus fronteras como reclamaba en otra época en Alemania Friedrich List, a través del proteccionismo y la intervención estatal. La lucha contra el fraude fiscal y el lavado de dinero; la implantación de controles de cambio y de las importaciones y de la misma entrada y salida de capitales, son signos de nuestra época que ya se utilizaron en los años ’30. Si bien el mundo ha experimentado desde fines del siglo XX, gracias a la difusión de la informática y las comunicaciones, un predominio más pleno del mercado financiero y de las multinacionales, hoy se comienzan a plantear dudas sobre la existencia de un gran hipermercado mundial, tremendamente desigual, donde algunos no compran casi nada o sólo los pocos artículos que pueden, y otros lo que se le da la gana, apareciendo fuerzas desglobalizadoras que comienzan a ir en un sentido inverso.

    La lectura que hacen economistas ortodoxos en la Argentina es totalmente falsa, la fantasía de los años ’90 se ha terminado, y su propuesta de apertura completa de la economía y de defensa del libre comercio se estrella contra esa realidad. Vivimos en un mundo diferente, según señala el mismo FMI en muchos de sus trabajos: “Las finanzas trabajan esencialmente para las finanzas”, la mayor parte de los movimientos de capitales tiene que ver con intercambios financieros, no contribuyen a la inversión productiva ni al desa- rrollo del comercio. Pero esos intercambios entre bancos están declinando. Kristin Forbes, la experta estadounidense de la Banca de Inglaterra, el primer centro financiero mundial, dice que “es quizás el tiempo de cambiar nuestra atención de las implicaciones de un nivel creciente de desglobalización financiera a una seria discusión sobre los efectos de una desglobalización bancaria”. Y plantea que en medio de una crisis debe hacerse más por acentuar los procesos regulatorios; “los requisitos más estrictos de capital –añade– pueden retrasar la recuperación pero son fundamentales para una estabilidad a largo plazo”.

    Pareciera que se está entrando en una nueva era del capitalismo contemporáneo, donde las falsas inversiones, las falsas transacciones económicas y los paraísos fiscales, que permiten esas maniobras, están comenzando a declinar y a reducir el peso de la globalización.

    La caída del comercio y los mercados mundiales son un signo de ello y no tienen que ver sólo con el proteccionismo sino también con el menor interés de las empresas multinacionales en invertir en otros países que consideran inseguros, por el creciente ataque a los paraísos fiscales en distintos lugares del mundo, por la existencia de potencias intermedias como los Brics y por la creación de una deuda mundial formidable e imposible de resolver. También por la existencia de países pobres y en desarrollo que desconfían cada vez más de los mercados financieros y buscan diversificar su comercio y sus corrientes de inversión.

    La Argentina va por ese camino; una inserción que tenga en cuenta el nuevo contexto internacional. No va en contra de esas tendencias profundas, sino que trata de interpretarlas a su favor, procurando afirmar intereses nacionales y regionales, y revalorizar estrategias multilaterales. La consolidación de un desarrollo económico, tecnológico y sociocultural propio constituye la base sobre la que se asientan las posibilidades de lograr una relación más beneficiosa con el resto del mundo.

    Entendiendo el período actual como una oportunidad, la perspectiva es bregar por la nacionalización de los resortes estratégicos de la economía nacional y por un cambio en las reglas del comercio mundial, sobre la base de normas que aseguren términos de reciprocidad y tiendan a eliminar relaciones asimétricas y distorsivas, como los subsidios que aplican las grandes potencias a sus exportaciones.

    A diferencia de quienes afirman que América latina constituye una zona del mundo cada vez más fragmentada, heterogénea e irrelevante, en el contexto de la crisis económica aún en curso y de la agudización de la competencia multipolar, se asiste en varios de los países que la integran a un reverdecimiento de políticas de resistencia a los intentos hegemónicos de las grandes potencias.

    El cinismo de la OMC criticando a la Argentina es sólo un intento desesperado de los partidarios de un libre comercio que no existe en la realidad de los países desarrollados (muchos de los cuales pronto pueden formar fila con los países en desarrollo). Así también son los desesperados intentos especulativos de los fondos buitres, alertando a los países endeudados del inestable Primer Mundo, que ahora plantean tomar todas las precauciones posibles para protegerse de los defaults de sus deudas, con restructuraciones de las mismas, al estilo argentino, o incluso con propósitos que van más allá, considerando que la solución del endeudamiento es la de Londres de 1953 que condonó el 50 por ciento de la deuda alemana. O, si eso no es ya factible, la monetización de sus deudas, es decir, que los bancos centrales compren la deuda pública creando moneda, lo que hacen sistemáticamente en los últimos dos años sin temor a una hiperinflación.

    De ese modo, la banca de Japón tiene más del 22 por ciento de la deuda japonesa, la banca de Inglaterra el 24 por ciento de la deuda de Inglaterra y la FED el 16 por ciento de la deuda de Estados Unidos. O sea, una acreencia del Estado con él mismo que los bancos centrales pueden guardar eternamente o borrarla de sus libros. La Banca Central Europea se encamina en el igual sentido. A su vez, los intereses de esos títulos se vuelcan a los tesoros nacionales por lo cual esta deuda no cuesta nada al Estado.

    De una forma u otra, siguiendo el camino del tratado de Londres o comiéndose su propia deuda, las todavía grandes potencias económicas resuelven sus problemas. Esto no serviría quizás a los Estados más pequeños y endeudados, pero los griegos por ejemplo, le recuerdan a Alemania permanentemente que su salvataje provino del mismo capitalismo por razones estratégicas y económicas, y exigen a los alemanes que se les aplique la misma norma.

    De modo que la vuelta a los Estados nacionales, como elementos centrales de la vida económica de los países, y la desglobalización subsiguiente no es una cuestión de sectores contestatarios al sistema sino que provienen del corazón del mismo. Nuestros economistas ortodoxos tendrían que sentarse y tomar nota.

    En cambio, es necesario empujar aún más la idea de un nuevo orden financiero internacional que ponga un freno a la liberalización financiera y a la expansión de las actividades especulativas, y permita resolver los usurarios o ilegítimos procesos de endeudamiento externo sin comprometer la recuperación económica ni los ingresos de las generaciones futuras. Una mayor autonomía económica y financiera garantizará un futuro más promisorio para nuestro país y no todo lo contrario, con políticas como las de los ’90 que ya fracasaron.

     

    * Profesor emérito de la UBA. Director de la Maestría en Historia Económica, FCE, UBA.

  • DONNELLEY, DETRAS DE LAS HUELLAS DEL VACIAMIENTO -PAGINA12- ADRIANA MEYER

    Los trabajadores de la ex imprenta RR Donnelley –auto gestionada cooperativa Madygraf – realizaron una denuncia penal contra los ex directivos de esa empresa por el delito de vaciamiento. Según consta en el texto de la presentación que está en el juzgado federal de Daniel Rafecas, antes de bajar la persiana y declararse en quiebra, la empresa habría desviado fondos a las islas Caimán y Bermudas, así como también parte de la producción y de la materia prima para justificar el cierre de la planta. Estos ex empleados, que desde el 12 de septiembre producen revistas sin patrón, encontraron constancias de transferencias a través del ex gerente Sergio Slep por más de 160 mil dólares, y sospechan que podría haber documentación sobre más envíos. El abogado Agustín Comas, miembro del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh) y representante de los trabajadores gráficos, explicó a Página/12 que el vaciamiento de Donnelley se relaciona con la situación que están viviendo los empleados de la imprenta Worldcolor, que envió 280 telegramas de despido.

    La denuncia por desvío de fondos y de la producción a otros talleres para “disimular la baja en la producción” está dividida en tres partes. En la primera detallaron que a través de Raymond James, posiblemente vía Uruguay, se enviaba dinero a fondos de inversión ubicados en los paraísos fiscales de las islas Caimán y Bermudas. “Sergio Slep, ex gerente de Donnelley, se fue en diciembre de 2013, es decir ocho meses antes del dictado de la quiebra. La empresa le pagó una indemnización de 3 millones de pesos, cuando ya ‘anunciaba’ en sus balances supuestas pérdidas por casi 27 millones”, describió Comas. “Llamativamente, días antes del pago de la millonaria indemnización la casa central capitalizó a Donnelley Argentina con la misma suma de dinero”, agregó el letrado. Según la presentación que ahora debe investigar la Justicia federal, la compañía de inversiones en Caimán es Investors Trust Assurance SPC, que entre otros fondos de inversión con los que actúa se encuentra Black Rock, que posee parte del paquete accionario de RR Donnelley & Sons Company. En segundo lugar denunciaron que el vaciamiento de la empresa comenzó meses antes de la quiebra, con el desvío de la producción a otros talleres gráficos y aduciendo una crisis productiva que era falsa, ya que la producción existía pero era desviada. Presentaron pruebas sobre el hallazgo de 100 toneladas de papel encontrados en un depósito de Quilmes y que habría sido llevado allí sólo días antes de la declaración de quiebra.

    Por último, los trabajadores de la ahora autogestionada imprenta manifestaron la posibilidad de la existencia de un acuerdo entre Donnelley y QuadGraphics (QG), dueña en Argentina de dos plantas: World Color y Morvillo, y principal competidor de Donnelley a nivel mundial. Ese arreglo habría implicado el vaciamiento de Donnelley y posterior cierre, cuyo principal beneficiario sería Quad Graphics.

    Vidas paralelas

    El pase de Slep a QG como gerente general, en febrero de 2014, no habría sucedido por obra del azar. A principios de 2015 World Color despidió a 280 empleados y esos telegramas llevan su firma. “Creemos que su incorporación, y casualmente la del principal vendedor de Donnelley, es parte del acuerdo para dejarle el mercado a QG una vez cerrada Donnelley, ello incluso surge del propio pedido de concurso preventivo de las plantas World Color y Morvillo, claro que no contaban con que los gráficos de World Color se iban a solidarizar con Madygraf”, sostuvo Comas. En sus páginas 20 y 21 el concurso preventivo reza: “Adicionalmente a los problemas propios, en 2014 se produjo un episodio cuyas consecuencias fueron exactamente inversas a lo que la más pura teoría empresarial indicaría. Uno de los competidores de World Color, RR Donnelley decidió cerrar intempestivamente sus operaciones, en el medio de una significativa confrontación con el gremio y sus dependientes que tuvo muy importante repercusión pública (N. d. R.: En los hechos el 11 de agosto Donnelley cerró la planta y al día siguiente, luego de una asamblea, sus empleados volvieron a entrar y pusieron en funcionamiento las rotativas de la imprenta para seguir produciendo.) Esta situación, en lugar de mejorar las condiciones reinantes en el mercado gráfico y generar una oportunidad para World Color solo implicó complicaciones y mayores dudas a los accionistas acerca de la posibilidad real de que este negocio fuera capaz de generar los fondos propios necesarios para su mantenimiento sin una mayor cuota de ayuda externa. Mención aparte merece la distorsión que generan en el mercado las perniciosas modalidades de actuación de la cooperativa (Madygraf) (...) en primer lugar los empleados (de World Color) acompañaron en sendas ocasiones las protestas de RRD parando la planta y generando nuevamente problemas de entrega a clientes propios. En segundo lugar no aceptaron tomar trabajo que había libre en el mercado como consecuencia del cierre de RRD la ‘regla de solidaridad’ lo llamaron, en razón de la cual ellos no harían el trabajo que no podrían hacer los empleados de Donnelley por lo que se materializó la imposibilidad de reemplazar con otros clientes el volumen perdido”.

    Por otra parte, los trabajadores de Madygraf vienen denunciando la actuación del abogado de los ex jerárquicos y jefes de la ex Donnelley, quienes en el expediente de la quiebra solicitan constantemente el de- salojo y el desguace de la planta para cobrar sus indemnizaciones. “El abogado Diego Hernán de León Prandi tiene relación con Diego García Vilas, ex abogado de Donnelley y candidato de Graciela Ocaña, y con Sergio Slep”, dijo Comas, y mostró la constancia de una reunión. “Es evidente que con el desguace y cierre de Donnelley, los beneficiarios serían el Grupo de Quad Graphics, y que de León Prandi se encuentra haciendo el trabajo para que la cooperativa no pueda funcionar en la planta”, agregó.

    Surge así que el proceso de vaciamiento y cierre de World Color habría sido similar al de Donnelley: tercerización de la producción y denunciar una baja en la producción. Con el reciente cierre de esa empresa este mercado empieza a quedar en pocas manos. “El mercado de la producción gráfica se estaría concentrando entre Quad, que reduciría su personal conservando Morvillo y AGR, que pertenece al Grupo Clarín”, apuntó.

    Revistas sin patrón

    La denuncia de los trabajadores se suma a la que ya vienen impulsando, junto a la AFIP, por la quiebra fraudulenta en la Justicia comercial. Había sido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner quien advirtió sobre el origen “buitre” de los capitales de la ex Donnelley, al mismo tiempo que se quejó porque la empresa obtuvo una “quiebra exprés”. En marzo Página/12 publicó que los trabajadores de Madygraf presentaron documentación en esa causa para que la casa matriz de Estados Unidos sea alcanzada como responsable porque sostuvieron que la firma tiene como modus operandi cerrar plantas en todo el mundo, luego de vaciarlas, dejando incluso el mismo cartel en la puerta como el que se encontraron los operarios argentinos. “Lamentamos tener que comunicarle que, afrontados (sic) a una crisis insuperable estamos cerrando nuestras operaciones y solicitando la quiebra luego de 22 años de actividades en el país”, decía la nota, y debajo un 0800 para que las 400 familias pudieran tener “más detalles” de lo que les esperaba.

    “Tenemos más trabajo, ganamos un poco más, eso va subiendo los ánimos, además con el apoyo de una comisión de técnicos y estudiantes reparamos máquinas que no se usaban cuando estaba Donnelley, y los clientes dicen que nuestro trabajo es de mejor calidad”, dijo a Página/12 Jorge Medina, uno de los trabajadores. Y recordó que hace dos meses uno de los abogados de Donnelley protestó ante la Justicia porque imprimieron cuadernos para donar a las escuelas de la zona.

    El otro frente para la autogestiva Madygraf es el legislativo, para que sea aprobada la ley de expropiación impulsada por el diputado Christian Castillo (FIT-PTS), que ya tiene media sanción en Diputados de la provincia de Buenos Aires pero está frenada hace meses en Senadores. Con el objetivo de activar su tratamiento en el recinto, y por los despidos en World Color, esta semana iniciaron un plan de lucha que incluye cortes en la Autopista Panamericana.

    Aunque sus sueldos aumentaron en estos meses aún no llegan al nivel que cobraban con los ex dueños porque tienen diversas dificultades para sostener la producción, entre ellas una retención del 15 por ciento sobre todos los trabajos que imprimen que les aplica el juzgado de la quiebra, a cargo de Gerardo Santicchia. Ellos vienen exigiéndole al magistrado, por ahora sin éxito, que deje sin efecto tal medida.

  • SEGUNDO FORO FEDERAL DE CODIFICACION Y SISTEMATIZACION DE LA LEGISLACION LABORAL

    Con el auspicio del Ministerio de Justicia de la Nación, la Universidad Champagnat, el Conicet, Infojus, Sadop, la Red Sindical, Secasfpi, Frente Aduanero y otras tantas organizaciones no gubernamentales, se desarrolló el Segundo Foro Federal de Codificación y Sistematización de la legislación laboral.

    El mencionado acto fue organizado por la Confluencia Federal de Laboralistas con motivo del proyecto de ley presentado por el frente para la Victoria y que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.

    Dicho evento se desarrolló los días 15 y 16 de mayo en el cine Selectro de la Ciudad de Mendoza contando con gran cantidad de público. En el mismo, disertaron destacadas figuras del Derecho, tales como: Dra. Diana Cañal, Moisés Meik, Rolando Gialdino y las Camaristas del Trabajo de la Ciudad de Mendoza, Dras. Laura Lorente y Elcira de la Roza.

    El Tercer Foro se realizará en la Ciudad de Mar del Plata, a comienzos del mes de julio del corriente en oportunidad de celebrarse el DIA DEL ABOGADO LABORALISTA.

     

  • LOS INTERESES USURARIOS DE LAS COMPAÑIAS FINANCIERAS Y EL DEBER DEL JUEZ DE ADECUARLOS

    La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial determinaron que siendo clara y evidente que la desproporción en la deuda reclamada es producto de la acumulación de intereses, lo cual los torna abusivos y usurarios, en encuentra autorizado el Tribunal a proceder de oficio en el punto.

    En la causa “Banco Itau Buen Ayre S.A. c/ Gravier Angela Rosa y otro s/ ejecutivo”, el juez de primera instancia dejó sin efecto cierta liquidación que otrora había sido aprobada judicialmente, ordenando practicar nuevas cuentas sin computar los intereses durante el período de tiempo en que las actuaciones no fueron objeto de impulso procesal.

    Ante la apelación presentada contra dicho pronunciamiento por el ejecutante, los jueces de la Sala C señalaron que “el acreedor incurre en mora cuando rehúsa la prestación que le es debida, o bien no presta la colaboración que requiere la naturaleza o índole de la obligación, absteniéndose de cumplir, cuando fuese necesario, los llamados actos preparatorios (Gagliardo Mariano, "La mora en el derecho civil y comercial. Su estructura y alcances", pág. 155, edit. Abeledo Perrot, 1979)”.

    En tal sentido, los camaristas explicaron que “así como la mora solutoria provoca un determinado número de desventajas que se traducen en un agravamiento del estado de sujeción, la creditoria ha de consistir en restar o disminuir potestades a su titular, como una manera de morigerar la situación del obligado que, queriendo hacerla cesar, no lo puede por la resistencia del titular”.

    En dicho marco, los magistrados sostuvieron que verificada en el presente caso aquella situación, podría “disponerse -como mecanismo tendiente a conjurar los efectos de la mora accipiens- la supresión del cómputo de intereses durante aquel período durante el cual el titular del crédito obstaculizó al deudor la posibilidad de cumplir con su obligación”.

    Sin embargo, el tribunal entendió que “parece dudoso que en este punto -y en tanto no existan circunstancias excepcionales-, pueda haber intervención oficiosa por parte del tribunal”, debido a que “no se trata de morigerar réditos -aspecto sobre el que no existe duda de que los jueces pueden proceder oficiosamente-, sino que de lo que se trata es de imputar al actor la comisión de una conducta en perjuicio del demandado, y hacerlo responsable de ello, impidiéndole percibir intereses por cierto período de tiempo”, resolviendo que la decisión del juez de grado sobre este punto resultó cuanto menos prematura, desde que fue adoptada sin intervención de la parte contraria.

    Por otro lado, la mencionada Sala decidió en el fallo dictado el 17 de septiembre de 2013 que correspondía confirmar la resolución recurrida en cuanto ordenó practicar nuevas cuentas.

    Al pronunciarse de este modo, los camaristas tuvieron en cuenta que resulta “clara y evidente desproporción es producto de la acumulación de intereses, lo cual los torna abusivos y usurarios, encontrándose el Tribunal autorizado a proceder de oficio en el punto”, agregando a ello que no configura “impedimento para así proceder la existencia en autos de sentencia firme que dispuso la aplicación de tal mecanismo - anatocismo-, para el cálculo de los acrecidos”.

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima