Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

Despido arbitrario por discriminación

La Cám. Nac. de Apelaciones del Trabajo, Sala IV, en los Autos : Barreto, Graciela D. c/Omint S.A s/Despido (15-09-2009) sentenció:
1. Corresponde modificar la sentencia, elevar el capital de condena y otorgar un quantum indemnizatorio por daño moral, en tanto el despido de la actora en represalia por haber declarado verazmente como testigo en una causa laboral incoada por un tercero contra la demandada se revela como comportamiento discriminatorio (Voto de la mayoría).
2. El trato desigual basado en la condición de testigo de la actora y en su adscripción a un determinado grupo o categoría social (los trabajadores que testifican verazmente en causas laborales incoadas contra el empleador) revela o presupone la existencia de una regla social implícita de discriminación por la pertenencia a ese grupo de la que participa objetivamente la demandada (Voto de la mayoría).
3. El despido represalia por haber declarado la trabajadora como testigo en un proceso laboral incoado contra el empleador por un tercero constituye un acto discriminatorio tutelado, precisamente, por la normativa antidiscriminatoria (Voto de la mayoría).
4. La correlación temporal entre la declaración testimonial en un juicio contra la empleadora y el despido de la actora, unida al hecho de que no era bien visto en la empresa que una trabajadora declarara en su contra permite establecer indiciariamente una relación de causa-efecto entre ambos hechos, creándose así una apariencia o sospecha de que el despido impugnado es una represalia del empleador motivada por aquel testimonio (Voto de la mayoría).

Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima