Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

EL CONSEJO DEL SALARIO MINIMO, VITAL Y MOVIL

Otro empujón al salario y al mercado interno

El aumento sería acordado entre 27 y 31 por ciento, para llevar el mínimo a unos seis mil pesos. Caló y Yasky, convocados.

Por Javier Lewkowicz

El Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil se reúne hoy en el Ministerio de Trabajo y concretaría una suba de entre 27 y 31 por ciento. La actualización llevará el salario mínimo a una suma que rondará los seis mil pesos. Sería a través de dos cuotas, la primera más importante que la segunda, del 18 por ciento aproximadamente. Así lo anticiparon a este diario fuentes oficiales, de la parte sindical y patronal. Será el decimosegundo aumento consecutivo del salario mínimo.

Los representantes de los trabajadores convocados a la reunión son los integrantes de la CGT de Antonio Caló y la CTA de Hugo Yasky. En cambio, las centrales encabezadas por Pablo Micheli y Hugo Moyano no participarán por decisión ministerial. La decisión provocó la queja de esos dirigentes, que en las ocasiones anteriores, cuando sí fueron convocados, prefirieron no asistir para no convalidar la reunión de “aplaudidores”. Por el lado patronal darán el presente la UIA, la Cámara de Comercio, de la Construcción, los bancos, las entidades rurales, CAME y pymes. A las tres de la tarde se reunirán por separado y luego juntos firmarán el acta. Para ese cierre se espera la presencia de la presidenta, Cristina Fernández.

Fuentes oficiales anticiparon que la suba del salario mínimo será de entre el 27 y el 31 por ciento, probablemente bien cerca del promedio de aumento acordado hasta ahora en paritarias, del 28,5 por ciento. De manera que el ingreso mínimo legal para los trabajadores de tiempo completo se ubicaría en el orden de los 6 mil pesos luego de que se concreten las dos cuotas. Los sindicalistas buscan que la primera sea del 17/18 por ciento, idea que abona el Gobierno, atento a impulsar el consumo interno. La primera cuota empezaría a regir en septiembre.

Otra novedad que tendrá la reunión será el lanzamiento de una aplicación para conocer desde la computadora o el celular el salario de convenio de una serie de actividades, para cada categoría, con adicionales y descuentos. La idea es que el trabajador informal tenga más herramientas para exigir igualdad de condiciones, al menos en el plano salarial.

La última actualización del 31 por ciento llevó el salario mínimo a 4716 pesos. Eso representa un incremento del 2258 por ciento frente a 2002, muy superior a cualquier medición de precios. En los últimos años el aumento del salario de convenio establecido en las paritarias fue apenas superior al del salario mínimo. La relación se invirtió el año pasado, con una suba media en las negociaciones colectivas del 30 por ciento, un punto abajo del aumento acordado del ingreso mínimo.

El incremento del salario mínimo tiene un impacto inmediato limitado, ya que hay menos de 300 mil trabajadores registrados con ingresos salariales alrededor del piso legal. Un efecto menos directo pero relevante se da para el caso de los no registrados. Se calcula que al menos la mitad de ese universo (que alcanza a un tercio de los trabajadores) cobra por debajo del mínimo legal establecido por el salario mínimo vital y móvil. Ese piso les permite estar en mejores condiciones para exigir ingresos.

Según los cálculos del Ministerio de Trabajo, el salario mínimo el cuarto trimestre del año pasado representó un 42 por ciento de la mediana del salario de la economía (el salario que divide la muestra en dos partes iguales). Medido en dólares, el ingreso mínimo en el país está bastante por encima de la marca de otras economías de la región.

Por otro lado, la cartera laboral aclaró que en la actualidad la mitad de los ocupados percibe salarios igual o inferiores a 5500 pesos por mes, aunque esa proporción (si se toma el poder adquisitivo de ese salario) era del 85 por ciento en 2002 y de entre el 66 y el 71 por ciento entre 1992 y 2002. Para deflactar el monto salarial, el organismo utilizó hasta 2006 el IPC del Indec, entre 2007 y 2011 el índice de siete provincias y desde 2012 el IPC de Miguel Bein. Una parte de ese universo de asalariados trabaja menos de 35 horas semanales de forma voluntaria. Con esa salvedad, los empleados de “bajos salarios” representan el 35 por ciento del total.

Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima