Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

El paro de los empleados judiciales de 2010

 

Los empleados públicos del poder judicial llevan 26 días de paro y más de "asambleas" en lo que va del año 2010. Todos lo hemos padecido.
Los trabajadores -según sus dirigentes- han llegado a un acuerdo respecto de los incrementos salariales pretendidos. Eso sí, sobre el descuento de los días de huelga dispuesto por la Suprema Corte no se han puesto de acuerdo y por ende, CONTINUAN EL PARO.
Debo confesar, antes de continuar que, participo plenamente de las reivindicaciones del sector obrero.
Sin embargo, la relación jurídica del empleado público con el gobierno y más aún, la relación política de aquellos con la sociedad -en su conjunto- en un sistema repúblicano, merecen una especial consideración y no pueden ser confundidas.
Es claro que los trabajadores tienen derechos que deben ser respetados y más claro aún que, deben vivir dignamente y que para ello, existen los remedios que la Constitución nos otorga; a saber, derecho de huelga, peticionar ante nuestras autoridades, etc.
Igualmente claro es que un Poder del Estado no puede sencillamente "desaparecer" del esquema institucional. Así, no puede admitirse que: se dejen de tomar denuncias y/o demandas; se dejen de investigar delitos, se dejen cobrar créditos de carácter alimentario (remuneraciones, indemnizaciones por despido y/o por fallecimiento y/o, por incapacidad; salarios caídos, etc.) pues, se dejarían de cumplir "acuerdos básicos de convivencia".
Admitir lo contrario, implicaría la incitación a la rebelión de todos los trabajadores pues, todo aquel que considere que sus derechos son conculcados podría -guiado por estos lineamientos- desobedecer e incluso, transgredir la ley.
Evidentemente que las consecuencias en uno y otro serían diferentes pues, mientras que para el sector público no sufrirían sanción alguna; los del ámbito privado, deberían asumir su despido y a la postre, el sometimiento a un Poder Judicial ineficiente.
La continuidad del paro, entiendo yo, es un abuso que no sólo perjudica a aquellos que se vieron obligados a someterse a este mediocre poder judicial, sino también al resto de la comunidad.
En consecuencia, considero que los empleados del Poder Judicial, deben reflexionar y si consideran -igual que yo- que, el descuento de los días de paro es una medida arbitraria deben incoar los remedios procesales que la Constitución les otorga para cuestionar las acordadas que así lo disponene, al igual que el resto de la "ciudadanía" que debe someterse a este Poder Judicial ineficiente del que son parte.

Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima