Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

LA CORRUPCION DE BONADIO Y EL PORQUE DE SU APARTAMIENTO...

Por qué apartaron a Bonadio

A su juzgado le dicen La Embajada, porque ahí no corre la ley argentina. El chiste se pone serio al leer las razones de su separación, un catálogo de actos arbitrarios pero espectaculares.

Por Raúl Kollmann (PAGINA 12)

Las humoradas más conocidas sobre Claudio Bonadio son dos. La primera es que en los tribunales de Comodoro Py rige por un lado el Código Penal y por el otro el Código Bonadio. La segunda es que a su juzgado le dicen La Embajada, porque ahí no rige la ley argentina. Más allá de las humoradas, la totalidad de los jueces y camaristas sostienen que Bonadio no se atiene demasiado ni al código ni a la ley. Nadie tiene estadísticas, pero coinciden en que es, con mucha diferencia, el juez que tiene más apartamientos de casos y al que más resoluciones le revocaron. Si estos son los conceptos de la mayoría de los que transitan Comodoro Py, ni hablar de lo que sostiene la defensa de la empresa Hotesur, con el abogado Carlos Alberto Berardi a la cabeza. Para ellos, no sólo el fallo en que se lo apartó es lapidario sino que debió ser apartado muchísimo antes.

Como se sabe, la empresa Hotesur tiene como presidente a Romina Mercado, hija de Alicia Kirchner, y como socios –tras la muerte de Néstor Kirchner– a toda la familia presidencial: Cristina, Máximo y Florencia tienen la totalidad de las acciones. La causa surgió como un hecho muy menor, por falta de inscripción de cambios en los accionistas y presentación de balances en la Inspección General de Justicia (IGJ). La pena era puramente administrativa, una multa casi seguro menor a 5000 pesos. La denuncia original vino de la diputada Margarita Stolbizer que incorporó a su partido GEN a Silvina Martínez, una funcionaria de la IGJ. En ese momento, la imputación era contra funcionarios de la IGJ por no controlar, pero Bonadio decidió seguir, presuntamente investigando un lavado de dinero, aunque nunca lo hizo explícito, nunca definió el delito.

Ya a fin de año pasado, las defensas recusaron a Bonadio por parcialidad e incluso Berardi señaló por escrito que el juez preparaba una movida política sobre la base de la causa, para lo cual iba a recurrir a medidas espectaculares poco antes de las elecciones. Por entonces había algunos indicios. Bonadio le tomó declaración a Martínez como si fuera una perito independiente, sin consignar que era la abogada del GEN de Stolbizer. Cuando el fiscal Carlos Stornelli sostuvo que era una causa que debía investigarse, entregó su requerimiento a las 13.30 y Bonadio mandó a hacer allanamientos esa misma tarde en una sede de Hotesur que ya sabía que no era más el domicilio de la empresa. Esas muestras de parcialidad y otras varias, motivaron la primera recusación.

En la defensa de Hotesur se remiten al fallo para aclarar que no hubo una irregularidad para el apartamiento de Bonadio, sino numerosas razones por las que la Cámara decidió quitarle la causa. El fallo firmado por Eduardo Freiler y Jorge Ballestero enumeran:

- El juez se negó a entregar fotocopias del expediente a las defensas, un derecho elemental. Es la forma en que las defensas se mantienen al tanto de lo que hacen el juez y los fiscales, las medidas que se tomaron y sus resultados. La Cámara ya lo criticó en febrero.

- El juez no permitió que las defensas estuvieran presentes en tres testimonios. Es otro derecho básico.

- Bonadio decidió convocar a un perito contable de la Corte Suprema de la Nación. Pero ni explicó cuál era su trabajo ni permitió que las defensas designaran un perito contable de parte. Cuando el perito contable supuestamente terminó su trabajo no presentó nada ni el juez le tomó una declaración. Finalmente –siempre según el fallo de Cámara–, Bonadio adujo que el perito contable fue su asesor para analizar el caso y redactar los puntos para una pericia que, ahora sí, convocaría oficialmente. Las defensas dicen que Bonadio hizo una pericia oculta, sin control de las partes, y la tapó diciendo que no fue una pericia. El 30 de junio, Bonadio convocó finalmente a hacer una pericia oficial pero lo asombroso es que designó como perito oficial al perito que trabajó antes con él. Es decir que ese profesional confeccionó las preguntas e iba a estar a cargo, iba a ser el árbitro de las respuestas. Las defensas dicen que es una grosera muestra de parcialidad.

- Hace dos meses, la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, que tiene jurisdicción sobre Santa Cruz, le reclamó la causa señalando que no tenía competencia ya que la empresa y todos los hechos ocurrieron en el Sur. El juez no contestó durante dos meses. Los camaristas señalan que igual siguió tomando medidas y concretando actuaciones. Debe pensarse que si se declaraba su incompetencia, porque la causa debe instruirse en Comodoro, las medidas serían de muy dudosa validez. El viernes, cuando ya sabía que los camaristas estaban redactando su desplazamiento, le respondió a la Cámara de Comodoro rechazando la incompetencia: sostuvo que Hotesur tenía domicilio en Capital, pese a que su actividad y todos los contratos están firmados en el Sur.

- El camarista Freiler sumó la cuestión de los procedimientos de la Metropolitana en Santa Cruz. Según Freiler fue irregular usar esa fuerza fuera de su jurisdicción. Otros jueces en Comodoro Py consideran que no fue ilegal pero mostró gran parcialidad: en los procedimientos hubo personal de su juzgado, de manera que no había motivos para llevar a 42 efectivos a 2500 kilómetros de distancia. Por otra parte, no se trataba siquiera de allanamientos, sino de requisitorias –con subsidiaria de allanamiento– de libros de contabilidad, documentación de movimientos bancarios y comerciales. En Comodoro Py coinciden en que semejante operación exhibe falta de imparcialidad y la búsqueda de un show.

Pese a lo que se transmitió durante viernes y sábado, el motivo del desplazamiento de Bonadio no fue la nulidad de la pericia contable, sino que dos de los tres camaristas resolvieron que fue la gota que rebalsó el vaso y dieron cuenta de las arbitrariedades del proceso. El tercer camarista, Eduardo Farah, se negó a pronunciarse y se limitó a decir, en su breve fallo, que no debía anularse la pericia contable y que no estaba planteada la cuestión del desplazamiento del juez.

Desde el punto de vista de los medios, resulta asombrosa la defensa de Bonadio, cuando desde hace años viene siendo duramente cuestionado tanto por el oficialismo como por la oposición. Entre otros, lo criticaban de forma despiadada, los que hoy intentan convertirlo en un mártir, pese al listado de maniobras que detalló la cámara.

raulkollmann@hotmail.com
Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima