Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

LLAMADO DE ATENCION A LA SEPTIMA CAMARA DEL TRABAJO

 

Estimados amigos,
les hago saber que conforme nos ha informado el colega Antonio A. Parra, el Honorable Directorio del Colegio de Abogados y Procuradores de la Provincia de Mendoza se ha pronunciado respecto de la inconducta de los integrantes de la Séptima Cámara del Trabajo, en los siguientes términos:
"Este directorio muestra su profunda preocupación por recientes expresiones de los Sres. Camaristas de la Excma. 7º CAMARA DEL TRABAJO, vertidas en una sentencia y en relación al modo impropio en que se han manifestado respecto de la actuación profesional del Dr. Antonio Adolfo Parra. En este sentido, en la sentencia dictada en fecha 22 de setiembre de 2009, firme a la fecha, advertimos un exceso verbal por parte de los Señores Jueces que afecta en modo directo el decoro y dignidad del ejercicio de la abogacía. Del mismo modo en que los abogados podemos equivocarnos en el planteamiento de algún derecho o defensa, los magistrados pueden equivocarse cuando hablan a través de las sentencias, y de hecho, y prueba de ello, resultan las innumerables revocaciones y modificaciones de sentencias que realizan Tribunales Superiores a diario. En algunos casos, declarando arbitrariedades, incoherencias lógicas, inconsistencias en la fundamentación, autocontradicción manifiesta, errónea aplicación del derecho, etc. El modo en que se pronuncia la EXCMA. CAMARA SEPTIMA DEL TRABAJO, afecta el modo de decir el derecho, ya que a través del agravio al argumentante no se dignifica la tarea del Juez, la que debe ser en todo momento “irreprochable”. Lo constitutivo del derecho no solo es hacerlo sino siempre pronunciarlo: ius y dicere, iu-dex, nos llevan a una relación constante. La sociedad espera de sus “mejores hombres y mujeres” lo mejor de sí, y tenemos un compromiso insoslayable cuando juramos fidelidad a la ley y a la constitución, de velar por el estricto cumplimiento del estado de derecho, en todas sus expresiones, especialmente por el debido estilo y decoro que debemos guardar al pronunciar el derecho. En este sentido, vale citar la siguientes expresiones reprochables: “Antes de fundamentar mi voto en lo que se refiere a esta disidencia parcial, no debo pasar por alto el escaso nivel intelectual que trasunta la demanda sobre este tema, la que se encuentra en el límite de la negligencia profesional y que es únicamente imputable a la impericia del apoderado de la demandante. En efecto, la ineptitud del profesional de la actora que al incoar la demanda no planteó la inconstitucionalidad del "tope legal" dispuesto en el art. 14, inc. 2, ap. a) de la L.R.T., lo que me obliga, ahora, como Juez Laboral a reparar esta insuficiencia de la súplica y, consecuentemente, la injusticia que se produce en el sub lite como derivación de la aplicación del "tope legal", a la cual me referiré infra, y que el letrado de la misma debió preveer al momento de concretar su pretensión, me obliga, en este caso concreto y, reitero, de manera excepcional, a declarar de oficio la norma jurídica aludida, a fin que no se vea "pulverizado" por esta negligencia profesional, el crédito de la accionante. Y ello así porque tengo la convicción que el "sujeto de preferente tutela constitucional" e "hiposuficiente negocial" al que el Derecho del Trabajo debe "protección" es el trabajador y no el letrado que lo patrocina.-…”. (Voto perteneciente al Dr. Sergio Simó, al cual adhiere el Dr. Gustavo Estrella). Las negritas se resaltan a fin de puntualizar las expresiones consideradas ajenas al decoro y debido estilo. Este Honorable Directorio solicita a los Sres. Camaristas de la SEPTIMA CAMARA DEL TRABAJO, involucrados en la expresiones reseñadas, que extremen los recaudos de prudencia y decoro al momento de expresar sus decisiones (ius-dicere), evitando afectar con ello el debido estilo que deben guardar los escritos y actos judiciales.Copia de la presente se remite al Sr. Presidente de la Excma. Suprema Corte de Justicia de Mendoza a los fines del control de superintendencia que pueda corresponder en relación a los hechos expuesto por el denunciante, y expresiones que hemos considerado como apartadas del debido decoro y estilo, agraviantes en la especie, para un abogado en ejercicio de la profesión. (artículo 65 incisos 3º, 4º, 5º y 13 de la Ley 4976; Ley 552, artículo 3º del Reglamento del Poder Judicial, y art. 144 inciso 1º de la Constitución Provincial). Asimismo, se hace saber que el asunto sub-examine es remitido como propuesta de tratamiento del orden del día a la Junta de Gobierno de la FACA, a los fines de su análisis en la Comisión de Ejercicio Profesional. Saluda a V.E. atte."

Directorio del Colegio de Abogados y Procuradores de la Primera Circunscripción Judicial.

Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima