Laboralistas

Marcelo Horacio Venier

Las gratificaciones no le fueron gratas a los demandados


La Sala IX de la Cámara del Trabajo, confirmó una decisión de primera instancia en lo principal y elevó el monto de condena a una empresa empleadora por el despido arbitrario de un trabajador. En la indemnización fijada a favor del actor, superior a los 430.000 pesos, se incluyeron los bonus por cumplimiento de objetivos y conceptos tales como el uso de un celular y el acceso a un automóvil.

El fallo de grado valoró como parte integrante del salario del trabajador, -al momento de calcular las indemnizaciones laborales-, los bonus que abonaba la empresa en concepto de premios por cumplimiento de objetivos y otros rubros como el uso de un teléfono celular. Contra este pronunciamiento interpusieron recurso de apelación el demandante y también los demandados.

El tribunal se pronunció sobre la cuestión del “bonus”. Sostuvo que sobre el punto que la “reiterada alusión a políticas de fijación o al invocado sistema de objetivos para evaluar el pago de bonus sin ninguna otra concreción que le de sustento ni ningún otro respaldo objetivo y concreto que permita evaluarlo en tales términos, luce infundada”.

A su vez, la Cámara manifestó que “la invocada vinculación de la exigibilidad del rubro en cuestión con pautas objetivas o cualquier otra condición, tal como la permanencia en el puesto de trabajo al momento de su pago, se presenta como una mera expresión dogmática”.

Luego, el Tribunal Laboral determinó que era prudente modificar la decisión de primera instancia e “incluir en la base del cálculo la suma proporcional correspondiente al bonus anual percibido por el trabajador”. Explicó además que los accionados no habían acreditado los extremos que tornaban viable la aplicación de la doctrina sentada en el plenario “Piñol c/Genovesi” y que por esto resultaba improcedente lo resuelto en aquella causa.

Por otra parte, con respecto a los rubros “uso de teléfono celular” y “uso de automóvil” que cuestionaron los demandados y que fueron incluidos en primera instancia en el resarcimiento la Cámara del Trabajo sostuvo que “su uso y goce fue puesto a libre disposición del demandante sin acotarse a la exclusiva asignación y desempeño de la tarea propia del actor”.

Por estas razones el Tribunal Laboral de Apelaciones confirmó el fallo apelado en lo principal y resolvió elevar el monto de la indemnización por despido arbitrario a la suma de 438.620,10 pesos más intereses. Las costas fueron impuestas en ambas instancias a la parte demandada.

El fallo se encuentra a disposición del visitante


(Gentileza Diario Judicial)

Necesitas autentificarte o registrarte para enviar un comentario

Encuesta

Que le parece este sitio?

Clima